¿Para qué sirven?

¿PARA QUE SIRVE?

El efecto de las orgonitas es el de modular los campos electromagnéticos que nos rodean. Y puesto que el ser humano tiene su propio campo electromagnético (no olvidemos que nosotros generamos energía en nuestros procesos vitales y estamos compuestos de minerales también) también equilibra nuestro ser.

Las orgonitas también pueden presentar efectos sobre nuestro cuerpo y no sólo sobre nuestro entorno. Y ser la base de otros aparatos más complejos.

las orgonitas son elementos pasivos. No dependen de otra fuente de energía y su duración es ilimitada. Sin necesidad de ser recargadas. Además que al ser de amplio espectro las orgonitas permiten actuar sobre una gran cantidad de radiaciones electromagnéticas de distinta longitud de onda (al contrario que costosos aparatitos que sólo limitan su eficacia a un limitado espectro de radiación).

Los efectos y usos de las orgonitas los podemos diferenciar en objetivos y subjetivos.
Efectos objetivos de las orgonitas serían:

– Disminuir las radiaciones perjudiciales que nos rodean (campos electromagnéticos del cableado eléctrico, ordenadores, teléfonos, wi-fi, microondas, antenas de telefonía móvil, equipos electrónicos en general, etc.)

– Mejoran los procesos orgánicos afectados por un exceso de radiación electromagnética: p.ej. favorecen el crecimiento de las plantas, limita los problemas fisiológicos relacionados con estas radiaciones, ayuda a eliminar insectos atraídos por campos magnéticos (hormigas principalmente)

– Son elementos complementarios a las técnicas de Feng-shui y piramidología – Se pueden utilizar como elementos complementarios en terapias bioenergéticas: REIKI, dinamización/energización de sustancias, apertura de chacras, etc.